×

Comiendo bien, muy bien ¡Y con intolerancia a la fructosa! La historia de Iris.

¡Hola! Soy Iris, tengo 30 años, vivo en Valencia y tengo un blog dedicado a intolerancias alimentarias www.comiendobien.es. Mi historia en este mundo empieza en 2018 cuando después de pasar por una gripe que duró varios meses empezaron todos mis problemas digestivos. Después de despertar un 7 de enero con una conjuntivitis y alargarse una gripe hasta el mes de febrero. El 17 de abril empecé con mis primeros problemas digestivos. Cuando volvía en coche del trabajo empezó a dolerme muy fuerte el abdomen. Recuerdo ese día a la perfección porque desde entonces, sin quererlo, mi vida cambió. Aunque quizás es muy probable que mi microbiota estuviera ya afectada desde hacía años sin saberlo.

A partir de esa fecha los síntomas más notables fueron el dolor abdominal y la pérdida de peso. En un principio no le di mucha importancia porque los médicos lo achacaban al estrés. Un mes después de que ese dolor se repitiera durante todos los días decidieron hacerme algunas pruebas, entre ellas la calprotectina. En ese momento saltaron todas las alarmas: estaba disparada. Para los que no los sepáis la calprotectina, es un marcador de inflamación intestinal que está muy relacionado con las enfermedades inflamatorias intestinales. Desde ese momento los médicos ya me dieron un diagnóstico, me dijeron que se trataba de una “colitis ulcerosa” y empezaron un tratamiento que no me benefició en absoluto, sin hacer más pruebas o descartar otras posibles enfermedades-causas. Cuando llegó el momento de hacerme una colonoscopia, no había dicha enfermedad y me dieron el alta, a pesar de seguir con síntomas.

Pasaron los meses y esos síntomas se fueron transformando y juntando con la distensión abdominal, gases, malestar, dolores de cabeza constantes (entre muchos otros). Tardaron un año hasta que me hicieron las pruebas de intolerancia ¡Bingo! En 2020 me dieron el diagnóstico, salió positiva la prueba de la fructosa. Tengo que decir que en la vida me lo hubiera imaginado, para mi comer fruta, verduras, alimentos integrales… era lo más sano y saludable del mundo. Y yo pensaba que sería a la lactosa (esta fue negativa) porque esos síntomas se repetían todas las mañanas. No imaginaba que unas tostadas integrales o un bol de frutas me estaban causando tantos síntomas. Además, el digestivo que trato “mi colitis ulcerosa” me dijo que era improbable que tuviera alguna intolerancia.

El diagnóstico tanto a mi como a mi familia, nos cayó como un jarro de agua fría y mi primera pregunta al médico fue: Pero, ¿Y ahora qué cómo? ¡La fructosa está prácticamente en la mayoría de alimentos! Su respuesta sarcástica fue “un entrecot” y me dio un listado de alimentos. Al llegar a casa y ver que ese listado no se correspondía con nada de lo que estaba leyendo en internet (había miles de listas de alimentos que no tenían nada que ver unas con otras), que apenas había información y ver las recomendaciones de dietas super restrictivas de “arroz con pollo”, me negué y decidí abrir mi web e Instagram. Porque estoy completamente convencida que se puede comer bien con intolerancias. Fue entonces cuando nació www.comiendobien.es y aunque en un principio estaba enfocada sobre todo para los intolerantes a la fructosa, ahora también lo está para otras intolerancias, para celíacos y otras patologías digestivas, porque todos estos temas están relacionados.

El resultado de las pruebas de la intolerancia vino poco antes de la pandemia y las dietas super restrictivas todavía empeoraron más mi salud. Así que estudié durante todo ese tiempo qué alimentos podemos comer y cómo combinarlos. Esto dio como resultado un montón de recetas, además de artículos en el blog que considero que son importantes para entender por qué nos sientan bien unos alimentos y otros no, cómo reintroducirlos y algunos trucos. En mi cuenta de Instagram además de enseñar las comidas que hago en mi vida diaria y como llevo una vida lo más normal posible dentro de nuestras limitaciones, comparto productos que son aptos, ya que a veces es muy complicado para nosotros encontrar alimentos que nos sienten bien. Cada día dedico un poquito de tiempo en actualizar ambas plataformas y en seguir formándome, aunque mi trabajo es completamente diferente, pero me hace muy feliz ver que mi web puede ayudar a más gente que tengan estos mismos problemas. Además, me encantaría poder de dar visibilidad a estos temas que todavía no son tan conocidos. A raíz de abrir mi Instagram he podido conocer a gente maravillosa y me llevo grandes amistades.

A día de hoy, sigo buscando la causa de mi intolerancia, en el camino he descubierto que también tengo déficit de DAO y he erradicado el SIBO. He visitado ya muchos médicos especialistas, pero por el momento no he encontrado ningún profesional que me haya podido ayudar con estos temas.

Soy cuidadosa tanto con la fructosa, como con el resto de FODMAPs que, aunque a priori no lleven fructosa no podemos absorberlos y tolerarlos, como los fructanos (ajo, cebolla, puerro, trigo, etc.) presentes en tantos platos de nuestra gastronomía mediterránea o los galactanos (legumbres y frutos secos).

Sigo una dieta baja en FODMAPs aunque he reintroducido muchos alimentos, ya que cuanto más completa sea nuestra alimentación mejor nos encontraremos. Ya no tengo inflamación intestinal, me encuentro mucho mejor y llevo una vida normal a pesar de todo.

Esto último gracias en gran parte a intoleran. Ya que me ha ayudado a poder hacer vida fuera de casa, a seguir saliendo con mis amigos y familia, a seguir viajando y a asistir a todas las reuniones y eventos de mi trabajo. Los que como yo sufrís estas patologías sabéis lo complicado que es controlar todos los ingredientes cuando no estamos en nuestra cocina.

Mis preferidas son las enzimas Quatrase Forte, siempre las llevo en mi bolso y me ayudan a disfrutar de la comida.  

El producto ha sido añadido a tu carrito Ver carrito →