×

intolerancia a la histamina

La histamina es una sustancia que desempeña un papel importante en un gran número de procesos de nuestro organismo. Por ejemplo, en nuestro ritmo de sueño-vigilia y en el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario y nervioso. Nuestro cuerpo produce la histamina por sí mismo y la almacena en gran medida en los llamados mastocitos. Estas células especializadas se encuentran en los tejidos que están en contacto con el mundo exterior, como la piel, los pulmones y el tracto gastrointestinal.

La histamina puede liberarse de los mastocitos durante una reacción alérgica y pasar a la sangre. Los medicamentos, como ciertos analgésicos (ibuprofeno y morfina, entre otros), los antibióticos y los fármacos para prevenir la hipertensión, también pueden liberar histamina. Una inyección de vitamina B12 también libera (mucha) histamina de los mastocitos. Cuando hay mucha histamina libre en nuestro cuerpo, el nivel de histamina aumenta.

La histamina se encuentra de forma natural en muchos productos vegetales y animales. Además de la histamina producida por el cuerpo, también la ingerimos a través de los alimentos. Los alimentos fermentados y maduros, en particular, contienen mucha histamina. La histamina procedente de los alimentos no suele entrar en nuestro torrente sanguíneo porque la enzima Diamino Oxidasa (DAO) la descompone en nuestros intestinos. En los casos de intolerancia a la histamina, ésta no se descompone adecuadamente, o no se descompone en absoluto, por lo que tu nivel de histamina puede llegar a ser demasiado alto. Un nivel de histamina demasiado alto puede provocar diversas molestias, como picores, dolores de cabeza y problemas intestinales. La causa más común de la intolerancia a la histamina es la escasez de la enzima DAO, que impide que la histamina de los alimentos se descomponga adecuadamente y acabe en la sangre.

Hay varias causas subyacentes que pueden provocar la intolerancia a la histamina. Ciertas afecciones, como los trastornos gastrointestinales, las enfermedades infecciosas y las cardiopatías, por ejemplo, pueden provocar una reducción de la producción de la enzima DAO. En algunos casos, la producción puede incluso detenerse por completo, por ejemplo, en caso de infección o daño intestinal.  También el estrés puede influir mucho en el nivel de histamina o hacer que la enzima DAO funcione con menos eficacia. Por último, la predisposición genética también puede causar un mayor riesgo de intolerancia a la histamina.

La histamina se encuentra de forma natural en muchos productos vegetales y animales. Los alimentos fermentados y maduros, en particular, contienen altos niveles de histamina.

Algunos ejemplos de alimentos ricos en histamina son: 

  • tomates
  • espinacas
  • chucrut
  • berenjenas
  • setas
  • frutos secos
  • yogur
  • carne de cerdo
  • productos cárnicos curados como el salchichón
  • embutidos secos
  • pescado (excepto el congelado)
  • queso curado
  • caldo
  • alcohol, especialmente vino tinto
  • conservas
  • especias, como canela, nuez moscada, vainilla, etc

Aunque ciertos alimentos contienen poca histamina en sí mismos, pueden liberar histamina adicional en el cuerpo. Los alimentos ricos en estos llamados liberadores de histamina son : 

  • cítricos
  • fresas
  • plátano
  • piña 
  • tomates
  • espinacas
  • huevos 
  • marisco 
  • cerdo 
  • cacahuetes
  • frutos secos 
  • chocolate
  • alcohol

Algunos alimentos pueden dificultar o incluso bloquear completamente la función de la enzima DAO. Entre ellas se encuentran las bebidas ricas en cafeína y teína, como el café, el té y las bebidas energéticas. El alcohol también puede dificultar o bloquear la acción de la enzima DAO.

Afortunadamente, hay muchos alimentos que no contienen histamina o sólo una cantidad muy pequeña. La regla es que cuanto más tiempo se deja un producto, más histamina se produce. Así que elige alimentos frescos en la medida de lo posible, no los almacenes demasiado tiempo y no calientes las sobras. Si quieres conservar los alimentos durante más tiempo, congélelos para evitar que sigan produciendo histamina. Ejemplos de alimentos bajos en histamina son: 

  • carne fresca, preferiblemente blanca
  • pescado fresco o del congelador 
  • verduras frescas como brócoli, coliflor, zanahorias y col rizada
  • fruta fresca como las manzanas
  • alubias y otras legumbres
  • queso joven 
  • mantequilla de cacahuete 
  • jarabe de manzana 
  • leche vegetal 
  • hierbas frescas

Aunque no es una alergia, los signos y síntomas de la intolerancia a la histamina pueden ser muy similares a los de una reacción alérgica. Además, pueden variar mucho de una persona a otra. Las molestias más comunes asociadas a la intolerancia a la histamina son: 

  • dolores de cabeza
  • migrañas
  • insomnio
  • inquietud
  • sensación de “niebla” en la cabeza
  • palpitaciones
  • problemas estomacales
  • resfriado
  • goteo o congestión nasal
  • mareos 
  • eczema
  • picor 
  • calor y enrojecimiento

La intolerancia a la histamina puede ser extremadamente molesta y limitarte considerablemente en tu vida diaria. Afortunadamente, hay varias formas de prevenir y suprimir los síntomas.

Intenta evitar en lo posible los productos ricos en histamina. Pequeñas cantidades de histamina suelen causar pocas molestias, pero recuerda que muchas cantidades pequeñas también pueden conducir a un nivel de histamina excesivamente alto. Y ten cuidado con los alimentos que liberan más histamina en el cuerpo o que bloquean la enzima Diamina Oxidasa.

Si eres intolerante a la histamina, recurre a un dietista que pueda elaborar una dieta baja en histamina para ti. Nunca empieces una dieta de este tipo por tu cuenta porque corres el riesgo de perder los nutrientes necesarios. Una dieta hecha a medida por un nutricionista te hará comer a tope para asegurarse de que obtienes todos los nutrientes que necesitas.

Los suplementos que contienen la enzima Diamina Oxidasa (DAO) pueden ayudar con la intolerancia a la histamina. La enzima DAO descompone el exceso de histamina que se ingiere a través de la dieta, evitando que entre en el torrente sanguíneo. Por lo tanto, tome estos suplementos con las comidas que son ricas en histamina. 

Además de la enzima DAO hay otras sustancias que pueden reducir tus niveles de histamina. La quercetina, la vitamina C, la vitamina B6, el cobre y el zinc no sólo reducen tus niveles de histamina sino que también mejoran la producción de la enzima DAO. Para obtener el máximo efecto, también puedes tomar estas sustancias en combinación con suplementos de DAO.

Estaremos encantados de ayudate en tu camino

¿Preguntas sobre la intolerancia a la histamina?

contacto directo
Dietista de Intoleran

¿Quieres saber si nuestros productos son adecuados para ti?

Sólo la experiencia te dirá si los productos son adecuados para ti y si realmente te beneficiarás de ellos. Por eso ofrecemos la posibilidad de probar nuestros productos primero. Pide una muestra y compruébalo tu mismo.

¿mis síntomas corresponden a una intolerancia alimentaria?

hacer la comprobación
intolerancia a la lactosa
El producto ha sido añadido a tu carrito Ver carrito →